“Como todos los años, desde el Grupo Municipal Socialista hicimos visible la bandera Arco Iris desde nuestro balcón en el Ayuntamiento. Sorprendentemente, por primera vez,  nos enfrentamos a presiones y amenazas para que fuese retirada por parte de la formación de ultraderecha que gobierna junto al PP en el Ayuntamiento”, ha señalado el portavoz socialista, Manuel Fort.

Como cada año, el pasado 28 de junio, la diversidad llenó calles y balcones con los colores que representan el símbolo del colectivo LGTBI, día en el que se reivindica la dignidad y libertad para amar y la no-discriminación por razón de género, identidad y orientación sexual. Tal y como recoge la Constitución Española.

Por primera vez en muchos años, este gesto de libertad y tolerancia se vio empañado por la actitud de la extrema derecha que, además de requerir de forma inapropiada la inminente retirada, amenazando con quitarla ellos mismos si no se hacía, presentó un escrito en el Ayuntamiento para que el Alcalde tomase esa medida de manera inmediata y empezó con una campaña en redes sociales.

“Los socialistas tenemos derecho a apoyar y hacer visibles todos los avances de nuestra sociedad, los derechos conquistados tras décadas de reivindicaciones, como el matrimonio igualitario, del que se cumplen 15 años en España y también,  a advertir a la ciudadanía sobre todo el trabajo que queda todavía por hacer frente a intolerantes y retrógrados”, ha señalado Fort, quien ha añadido que “ante la actitud de VOX, nos hemos visto obligados a solicitar un informe al respecto a la Secretaria del Ayuntamiento y que sea el Alcalde el que de ahora en adelante requiera la retirada de cualquier símbolo o bandera si considera que así debe ser”.

Hemos requerido a Secretaría que indique si se incumple la ley por colocar un símbolo arco iris en el balcón coincidiendo con el día del Orgullo gay, tal y como han hecho numerosos Ayuntamientos madrileños y del resto de España y si, a partir de ahora, ocurrirá lo mismo con cualquier otra insignia, estandarte o distintivo. También si la prohibición alcanza a cualquier tipo de lona o pancarta conmemorativa sea cual sea el acontecimiento o celebración y, si esta prohibición alcanza a otro tipo de simbologías: lumínicas, sonoras, o protocolarias. “Es habitual que el Equipo de Gobierno programe homenajes o ilumine la fachada del Ayuntamiento coincidiendo con el día internacional que ellos estimen oportuno, sin informar previamente ni consensuarlo en Junta de Portavoces con el resto de grupos de la oposición”, ha puntualizado Fort.

Se trata, en definitiva, de fomentar el diálogo y la tolerancia en el Ayuntamiento y hacer frente a la actitud intolerante de acoso y derribo de determinada formación política. En esta ocasión fue contra el apoyo a la diversidad y la condena de la violencia, la opresión y discriminación que sufren las personas LGTBI, pero mañana será contra cualquier otra cosa que no recoja su “catecismo” ideológico.

Share This