Los socialistas han exigido en el Pleno Municipal que les faciliten los informes, solicitados anteriormente en Pleno y Comisiones y por registro el pasado 3 de diciembre, en relación con la situación que ha provocado el cierre de la piscina municipal de Huerta Vieja. También se han interesado por las acciones llevadas a cabo desde su cierre y por las posibles soluciones que baraja el Ayuntamiento para subsanar los graves problemas estructurales que han dejado sin servicio a 1.200 usuarios.

La inacción, la falta de previsión y los continuos recortes en el mantenimiento de las instalaciones municipales del Gobierno municipal provocó en septiembre pasado el cierre indefinido de la piscina del Polideportivo Huerta Vieja por la aparición de importantes daños estructurales que hacen imposible abrir la instalación con la seguridad y garantías necesarias.

La piscina está cerrada de manera indefinida desde entonces y, hasta el momento, “la única solución propuesta por el Ayuntamiento ha sido la de trasladar a los usuarios a la piscina municipal del Valle de la Oliva, gestionada por la empresa Forus a través de una concesión administrativa”, ha señalado el portavoz socialista, Manuel Fort, a la par que denuncia que “a día de hoy no conocemos el acuerdo del Ayuntamiento con Forus para la acogida de los usuarios y de algunos monitores de Huerta Vieja. Sí sabemos que mucha gente de la que empezó a ir lo dejaron al poco tiempo porque tenían que nadar amontonados y sin separar los niveles en solo dos calles y que las condiciones laborales que se han ofrecido a las monitores han sido tercermundistas, menos de 4€ por hora, para acabar despidiendo a  los profesionales procedentes de Huerta Vieja, con treinta años de profesión, por, al parecer, no haber superado el periodo de prueba”.

Ante esta situación y la opacidad del Ayuntamiento exigimos que se informe a la oposición y que se adopten soluciones urgentes  “que no se esté dando vueltas un año mientras los usuarios se tienen que desplazar a Las Rozas a nadar”, concluye Fort.

Las instalaciones de Huerta Vieja, con 27 años de antigüedad, tienen varios pilares de carga que sostienen la estructura oxidados, dañados y con visibles señales de podredumbre que ponen en peligro la estabilidad estructural del polideportivo. Esta situación se agravó con la rotura de la deshumectadora que se encarga de reducir los niveles de humedad para evitar la corrosión de las estructuras metálicas y que estuvo sin funcionar dos años.

“No es la primera vez que denunciamos el precario mantenimiento de estas instalaciones públicas municipales: durante la presente legislatura hemos denunciado las permanentes averías en la caldera del polideportivo que dejaba sin agua caliente en las duchas a los usuarios. Es vergonzoso e inadmisible que las dos únicas piscinas públicas de gestión directa en Majadahonda, la exterior con 40 años de antigüedad y la cubierta con 27 años, estén completamente abandonadas. Tal vez la intención sea la privatización, como han hecho con todas las concesiones en los últimos años”.

Share This